Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Sala Sebastián Miranda

Obras

SEBASTIÁN MIRANDA (Oviedo, 1885-Madrid, 1975)

El retablo del mar 1971RETABLO DEL MAR, 1971

Talla de madera policromadas
Adquirido por el Ayuntamiento en 1973

Sebastián Miranda, escultor asturiano afincado en Madrid, contaba entre su nómina de amigos con personajes tan relevantes de la sociedad española de principios del siglo XX como: Pérez de Ayala, Romero de Torres, Valle Inclán, el torero Juan Belmonte, la bailarina Antonia Mercé (La Argentina), Romanones, Manuel Machado...

El Retablo del Mar es la obra de mayor empeño que acometió el escultor a lo largo de toda su carrera artística, en la que cultiva prioritariamente la escultura de pequeño formato. En él realizó un retrato colectivo de los hombres y mujeres del barrio de Cimadevilla de Gijón. La rula del Muellín, donde se subastaba diariamente el pescado, le proporcionaba el marco idóneo para recoger a estos tipos en plena faena. En la parte inferior se sitúan las pescadoras y los cargadores de pescado, distribuidos en varias filas, mientras que en la parte superior, tras la barandilla, se localizan los compradores, unos de pie y otros sentados. Sus retratos se caracterizan por ser figuras de pequeño tamaño en las que recoge los principales rasgos físicos del personaje, pero también refleja el carácter del representado y su papel en el contexto social de la rula, desde las matronas, viejas subastantes que ocupan el nivel más alto de esta escala social, hasta las sardineras y focas que se encargan de accarrear el pescado.

Tallado en madera, el retablo original fue destruido durante la Guerra Civil. Sin embargo Miranda conservó las escayolas originales que recuperó a su regreso de París, en 1940, y con las que en 1971 realizó la versión definitiva que actualmente se expone en el Museo.