Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Sala Navascués

Presentación

JOSÉ MARÍA NAVASCUÉS (Madrid, 1934-Oviedo, 1979)

Considerado uno de los principales escultores asturianos del siglo XX, su producción más destacada se desarrolla en la década de 1970, alcanzando una importante proyección internacional al participar en las ferias de arte de París (1976), Basilea (1977) y en la Bienal de Sao Paulo (1979).

Navascués construyó unas piezas de gran complejidad tanto técnica como simbólica. Sus esculturas presentan un elaborado método de construcción, basado en el dibujo con el que definía todos los elementos que una vez construidos en madera y montados, eran sometidos a un proceso de pulido y teñido que les confiere un aspecto brillante y suntuoso. En su trayectoria se distinguen tres etapas: esculturas negras de apariencia orgánica, grandes piezas objetuales y la serie de carácter abstracto titulada Madera + Color.

Obras

Eros 1969EROS, 1969-1970

Madera de pino báltico y anilinas
Depósito

Pertenece a un grupo de obras con las que el autor inicia la etapa más brillante y reconocida de su producción. Se trata de un conjunto de esculturas de apariencia orgánica que se agrupan bajo los títulos Eros o Contactos. En este caso construye una pieza dotada de una fuerte volumetría, en la que su apariencia maciza y pesada se contrapone al carácter fluido y sinuoso de su superficie.


- Sexshop_1973.jpgSEX-SHOP, 1973

Madera de pino báltico y anilinas
Adquirido en 1981

Pieza caracterizada por la presencia de un núcleo central con connotaciones de índole sexual. La escultura se sitúa sobre un soporte vertical que forma parte de la obra y que le confiere un carácter constructivo. El autor juega con la contraposición entre lo geométrico y la apariencia orgánica de las piezas.




- Hamaca_1974.jpgHAMACA, 1974

Madera de pino báltico y anilinas
Adquirido en 1981

Primera de un grupo de obras de gran tamaño que funcionan a manera de grandes artefactos con significados contrapuestos. Un objeto lúdico y relacionado con el descanso adquiere un sentido diferente al suspenderlo de dos sogas sostenidas por ganchos de carnicero. Además, al cubrirla mediante un cierre impropio para una hamaca, le confiere un aspecto de ataúd. Esta idea se refuerza por la existencia de unos relieves en la cubierta que sugieren la presencia de una figura atrapada luchando por salir. Originalmente, la hamaca estaba cubierta con una lona blanca a manera de mortaja.


- Avion_1975.jpgAVIÓN, 1975


Madera de pino báltico y anilinas
Adquirido en 1981

Obra monumental que destaca entre los grandes artefactos escultóricos realizados por el autor. El elemento central es la figura del piloto y las dos piezas troncopiramidales que se corresponden con las manos, produciendo un híbrido entre la forma humana y la máquina. Los motivos que aparecen en las esculturas de Navascués (coches, pilotos, aviones, cascos, etc.), guardan cierta relación con los temas tratados por el arte Pop, pero a diferencia de los artistas de este estilo dota a sus obras de un complejo, y muchas veces simbólico, significado.


- FormulaI_1975.jpgFÓRMULA I, 1975


Madera de pino báltico y anilinas

Adquirido en 1981

Navascués mostró siempre interés por el mundo y la iconografía automovilística, realizando esculturas de pilotos y cascos, además de dibujos donde los accidentes y la velocidad son el tema principal. En esta obra el núcleo central es la figura de un piloto que cuelga, mediante cinturones de cuero, de la barra curva del bastidor de un coche de carreras. El tema de la alienación está detrás de la figura anónima e inerte del piloto. El autor contrapone la idea de velocidad con el estatismo de la figura.


- Mesadebackgamon_1975.jpgMESA DE BACKGAMON, 1975-1976


Madera de caoba y abedul
Adquirido en 1993

Además de las esculturas, Navascués realizó un buen número de diseños de mobiliario. La habitual ambigüedad de sus obras se manifiesta aquí con la creación de un híbrido entre la obra artística y el objeto de diseño. La idea del juego y del azar está detrás del sentido último de esta pieza.




- Maderacolor_1977.jpg- Maderacolor_1979.jpgMADERA + COLOR, 1977-1979


Madera de pino báltico

Adquirido en 1988

Formó parte de la muestra de arte español que se llevó a cabo en la XV Bienal de Sao Paulo de 1979. La serie de obras que se agrupan bajo el título de madera+color suponen una evolución respecto a las maderas negras, ya que en lugar de ocultar el material con el que están realizadas se exaltan sus nudos e imperfecciones con sutiles capas de color aplicado con aerógrafo. Sobre el plano vertical de la pieza surge un abultamiento que parece el resultado de fuerzas que actúan desde el interior y que pretenden emerger. Se produce así una contraposición entre el carácter geométrico y racional de su estructura y la inquietante figura biomorfa que surge de su interior.


- Puerta_1977.jpgPUERTA. IMPREGNACIÓN SATURACIÓN, 1977-1979


Madera de pino báltico y tinta
Adquirido en 1988

Dentro de un marco rectilíneo se despliega una superficie rectangular que, originalmente, estaba impregnada con tintas de colores aplicadas con aerógrafo. La escultura pertenece a un conjunto de obras (Umbral, Puerta, Pantalla inductora), de aparente sencillez y de compleja carga simbólica. El significado de la puerta y del umbral se relaciona con elementos de transición, de trascendencia, con su capacidad tanto de unión como de separación de mundos y espacios.