Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Corredor (Planta Primera)

Presentación

En el corredor podrá contemplarse la obra de los autores asturianos nacidos en la década de 1950, generación en la que se encuentran representadas todas las propuestas plásticas del momento, desde la abstracción lírica al informalismo o el realismo mágico, observándose un marcado retorno a temas de la naturaleza con grandes paisajes.

Obras

REYES DÍAZ (Gijón, 1948)

- Mayotardeplateada_1990.jpgMAYO, TARDE PLATEADA, 1990

Óleo sobre tabla
Adquirido en 1992

Pintora e ilustradora formada en Madrid, donde fue discípula de Antonio López, su pintura se encuadra dentro de un particular lirismo antinaturalista, cercano al realismo mágico. Su obra destaca por la solidez y seguridad con que maneja la materia pictórica.
Mayo, tarde plateada refleja un mágico jardín, temática habitual en su pintura. El vergel se muestra poblado de aves, plantas gramíneas y árboles cincelados que recrea con minuciosidad. La figura humana tan sólo se intuye en la arquitectura del jardín. El muro de cierre delimita un frondoso y rico fragmento de naturaleza domesticada. Se trata de un trasunto del paraíso, donde todo está aparentemente controlado.


MARIANO MATARRANZ (Madrid, 1952)

- Elmuro_1995.jpgEL MURO, 1995

Mixta sobre tela pegada a tabla
Adquirido en 1998

La obra de Mariano Matarranz mantiene una relación directa con la naturaleza, de la que extrae ciertos elementos como algas y otros materiales de arrastre que incorpora a su pintura. Aunque en sus inicios se vinculó a la figuración, pronto evolucionó hacia un informalismo matérico que se basa en la constante experimentación con nuevos materiales y recursos técnicos.
El muro recupera un fragmento del mar del norte, por el que este artista se siente profundamente fascinado.
Un mar de aguas opacas, construido en base a ocres, marrones y alguna nota aislada de azul, que refleja una naturaleza incontrolada, magmática y convulsa.


MELQUÍADES ÁLVAREZ (Gijón, 1956)

- Marina_1985.jpgMARINA, 1985

Óleo sobre lienzo
Adquirido en 1985

Autor claramente norteño cuya visión contribuye a actualizar la representación del paisaje asturiano. Muy dotado para el dibujo, es un comprometido espectador del medio natural (mar, bosque) en el que busca integrarse. Su intensa experiencia frente a la naturaleza, actualiza la estética de un romanticismo caracterizado por la identidad y el sentimiento de lo sublime.
En esta Marina, Melquiades nos introduce en un fragmento del mar de Asturias que resuelve en una visión bañada por una luz onírica. La fluidez y materialidad de la superficie se obtiene gracias a una densa y espesa sustancia pictórica, casi monocroma en azules. La grandiosidad del ámbito representado, la atmósfera mágica y magnificencia de nuestra naturaleza, es evocada a través de una composición monumental y recursos propios del expresionismo abstracto.


PELAYO ORTEGA (Mieres, 1956)

- Crepuscular_1987.jpgCREPUSCULAR, 1987

Barnices y esmalte sobre madera
Adquirido en 1988

Pelayo Ortega, como Melquiades Álvarez, continua la tradición de la pintura de paisaje asturiana hasta derivar a finales de los años ochenta en la serie titulada La Provincia, en la que se inscribe esta obra. La mayor parte de la superficie del cuadro se ocupa en mostrar un tedioso paisaje urbano de naturaleza industrial que recuerda el valle del Caudal, en donde creció el artista. Toda la escena, velada por una sucia atmósfera, aparece bañada por una bellísima y dorada luz crepuscular que refleja su carácter tenebrista, así como un profundo sentido cinematográfico. A partir del empleo del recurso del cuadro dentro del cuadro, Pelayo Ortega muestra este paisaje natural en el interior de una estancia, desde la que él mismo, como espectador, contempla sus recuerdos.


ÁNGEL GUACHE (Luanco, 1950)

- EneljardindeM_1981.jpgEN EL JARDÍN DE M, 1981

Óleo y pigmentos sobre tabla
Adquirido en 1981

Pintor y poeta temprano, su creación plástica se caracteriza por la austeridad y la expresividad. Sus obras están muy relacionadas con un particular sentido de la naturaleza, también muchas veces protagonista de sus textos.
En su carrera artística destaca la Serie Negra (1980-1982), de la que forma parte esta pieza. La obra, profundamente textural, muestra como motivo el fragmento de un tronco de árbol prácticamente fosilizado. Partiendo de un detalle de gran espesor matérico, el artista llega a la abstracción remitiendonos a infinidad de referencias minerales y vegetales.


FRANCISCO FRESNO (Carda, Villaviciosa, 1954)

- ColumnaPF_1991.jpgCOLUMNA PF, 1991

Imprimación acrílica y esmalte sobre Fimapam DM
Adquirido en 1993

Artista autodidacta, su carrera como creador comenzó en los años setenta y transitó desde un inicial expresionismo figurativo hacia un particular uso del collage. Durante la segunda mitad de los años ochenta y principios de la década siguiente, Fresno compone sus obras con madera prensada en planchas que pinta con esmalte de laca y sobre las que aplica una imprimación acrílica de color en los bordes.
Columna PF muestra una estela de colores en un hito fabricado con materiales industriales de claro contenido arquitectónico. La forma, obtenida a partir de la superposición de estructuras laminares, tienen un punto de vista frontal único. El resultado es la inmaterialidad encerrada en una caja opaca en la que se mantiene la vibración lumínica.


- Simiente_1996.jpgSIMIENTE, 1996


Óleo sobre panel de okumen esmaltado
Adquirido en 2003

Esta pieza con fondo lacado negro, de resolución técnica impecable, está recorrida en buena parte de su superficie por una malla de rigurosos puntos creada por ordenador. Con ellos evoca la rigidez de la tecnología en contraste con las volátiles semillas, que rompen ese orden y quedan suspendidas en una suerte de espacio sideral.
La semilla o simiente es una idea desarrollada de forma habitual durante el último período creativo de Fresno, y nos remite siempre al verdadero tema de fondo en su trabajo artístico: el tiempo y su efecto sobre la materia.
En esta composición, el rigor y la precisión geométrica (fondo, punteado y formato) denotan el interés del autor por lo esencial, aproximándose en ese sentido a la obra de Amador.


KELY MÉNDEZ (Oviedo, 1960)

- Sintitulo_1998.jpgSIN TÍTULO, 1998

Técnica mixta sobre lienzo algodón
Adquirido en 1999

Pintora que evolucionó desde el realismo hacia el expresionismo abstracto, llegando a conformar un discurso plástico singular. Contrapone en sus creaciones la rotunda gestualidad de una mancha enormemente expresiva con un ámbito más controlado, que expresa mediante el empleo de la línea, frases arbitrarias y números realizados a plantilla.
Esta pieza se enmarca en uno de los momentos más interesantes de su producción. En ella ofrece una mezcla de caóticas geometrías, que sirven de soporte a un cuadro en el que los signos y la mancha transitan libres. El expresionismo abstracto y la geometría pura se combinan en una misma realidad, en la que coexisten el orden y el caos.



AMADOR RODRÍGUEZ (Ceuta, 1926 - Madrid, 2001)

- Tetratkysporincision_1981.jpgTETRATKYS POR INCISIÓN, 1981

Mármol de Carrara
Adquirido en 1981

Figura relevante de la escultura abstracta española de la segunda mitad del siglo XX. Desde 1958 su obra se caracteriza por un sentido experimental practicado principalmente sobre geometrías puras: cubos, esferas, cilindros y prismas. Formas sobre las que aplica principios matemáticos, tales como la proporción áurea, los triángulos egipcios o el tetratkys pitagórico, en busca del rigor, la armonía y el ritmo.
Tetratkys por incisión experimenta la aplicación del módulo tetratkyano sobre un cubo marmóreo. Según este sistema de proporciones de armonía numérica, el escultor dispone las líneas de corte mediante las que obtiene un volumen esencial, cuyo valor estético es reforzado gracias a la calidad y el acabado de los materiales.