Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Sala II

Presentación

La reproducción fiel de la naturaleza y sus connotaciones climatológicas se convierten en el sello diferenciador de la pintura asturiana de finales del siglo XIX.

Obras

JUAN MARTÍNEZ ABADES (Gijón, 1862-Madrid, 1920)

- LoscarbonerosGabarras_1904.jpgLOS CARBONEROS. GABARRAS EN EL PUERTO, 1904

Óleo sobre lienzo
Legado Alberto Paquet

Autor polifacético que además de pintor fue compositor de cuplés, actividad que en su época, le dió más fama que como pintor.
Cultivó la pintura de marinas en todas sus variantes, destacando sus vistas de los puertos de Gijón y Bilbao. En esta obra, pintada para la Exposición Nacional de 1904, representa el transbordo del carbón en gabarras hasta un vapor anclado en la entrada del puerto de Gijón. Dos barcazas están situadas al costado del buque, mientas que otras dos son arrastradas por un remolcador. El mineral que llegaba a la dársena en el Ferrocarril de Langreo, era descargado desde los vagones a las gabarras para ser transportado hasta los grandes buques de vapor que no podían entrar en el puerto por su poco calado. El puerto de El Musel, más adecuado para los grandes barcos, había comenzado a construirse en 1893, pero no entraría en funcionamiento hasta 1907, tres años después de pintarse este cuadro.


- Laola_1912.jpgLA OLA, 1912


Óleo sobre lienzo
Adquirida por el Ayuntamiento en 1923

Abades alcanza sus mayores éxitos en las Exposiciones Nacionales con temas marineros, género que cultivó a lo largo de toda su trayectoria. En esta marina interpreta la vida, y sobre todo el mar, atendiendo al misterioso, eterno y cambiante encanto de la naturaleza y la luz. La composición se organiza en varios planos, con dos diagonales contrapuestas de izquierda a derecha, que dan tensión y movimiento al conjunto. El agua batida y su espuma son fruto de una pincelada larga y densa, de trazo vibrante y nervioso, muy rico en matices, que contrasta con la pincelada más fluida del cielo, oscuro y plomizo, y del fondo en el que se observa un magnífico efecto atmosférico.


JULIA ALCAYDE MONTOYA (Gijón, 1855-Madrid, 1939)

- Bodegondecaza_1897.jpgBODEGÓN DE LA CAZA, 1897

Óleo sobre lienzo
Legado Julia Alcayde

Julia Alcayde Montoya es una de las primeras artistas asturianas de relieve y una de las máximas representantes del bodegón burgués. En este lienzo los elementos caracteristicos de un bodegón de caza, objetos y animales, se sitúan al aire libre, recurso que le permite emplear una pincelada vibrante, con la que recrea el efecto del viento sobre las plumas, pelos de la piel o briznas de la hierba. Su virtuosismo técnico tiene sus referentes en el detallismo y calidades táctiles propios de la pintura flamenca y del bodegón de la pintura española.