Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Cantera

En este lugar se encuentra una de las canteras que los neolíticos utilizaron para levantar los túmulos funerarios del Monte Deva. La construcción de estos túmulos funerarios requiere una cantidad elevada de piedra. En este lugar aflora un crestón de areniscas que componen el sustrato rocoso del monte.

Los constructores neolíticos aprovecharon la proximidad de una materia prima abundante y la fragmentación natural de la roca. Los numerosos bloques de piedra que se observan dispersos en este entorno proceden de esta cantera. Probablemente formaban parte tanto de túmulos destruidos como de otras arquitecturas integrantes del conjunto funerario, cuyas características son hoy desconocidas.

- Cantera1.gif

La abundancia de los materiales y su distribución sugieren un ámbito monumental en el Monte Deva mucho más extenso y complejo que el que podamos imaginar a partir de los túmulos que vemos en la actualidad.

La cantera, hoy

En la cantera se conservan zonas apenas explotadas (a) y otras en las que aparecen bloques de gran tamaño removidos (b) y otros claramente extraídos y desplazados sobre el suelo (c), sin que llegaran a ser transportados hasta su destino final. La mayoría de los materiales utilizados en el túmulo III proceden de esta cantera.


Trabajo de cantería


- Cantera2.gif- Cantera3.gif- Cantera4.gif- Cantera5.gif

1. Primera línea de fractura
:En las fisuras naturales de la roca o en orificios realizados artificialmente se introducen cuñas de madera (1) que se dilatan vertiéndoles agua (2) y producen la primera grieta (3).

2. Segunda línea de fractura: Una vez realizada la primera fractura (3) se calientan las rocas con hogueras (4) que se enfrían bruscamente con agua (5), generando la brusquedad del cambio térmico, nuevas fracturas (6).

3. La división de la roca: La separación de la piedra se realiza introduciendo grandes palancas de madera (7). En ocasiones, las señales de este tipo de técnicas de cantería se conservan en los bloques que constituyen las paredes de los dólmenes (8).

4. El traslado de la roca: El gran peso de muchas de las piedras requería el arrastre sobre rodillos -simples troncos de árbol- (9) o sobre medios de transporte que se deslizaban sobre el suelo similares a las narrias (trineos) tradicionales.