Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Sala I

El proyecto arquitectónico, el Asilo Pola y el Museo

El edificio se construye en los terrenos liberados tras el derribo, a finales del siglo XIX, de la muralla construida en 1838 con motivo de las guerras carlistas. En esta zona de ensanche, existían viviendas burguesas junto a grupos de casas destinadas a los trabajadores de la cercana fábrica de vidrios.

La construcción combina características de la arquitectura escolar del momento con elementos decorativos típicos de un palacete burgués. Proyectada entre 1903 y 1904 por Luis García Bellido González (1869-1955), debe su aspecto final a Miguel García de la Cruz (1874-1935), encargado de la dirección de las obras.

El edificio con planta en T, tiene un primer volumen de dos pisos, donde se ubicaba la vivienda de las monjas encargadas del asilo-escuela. El segundo cuerpo de una sola planta estaba destinado a las aulas.

El repertorio decorativo de la fachada principal y el recercado de vanos denota la influencia que el modernismo derivado de la Secessión Vienesa ejerció sobre el arquitecto Miguel García de la Cruz.

 EL ASILO POLA

En su origen la construcción albergó el Asilo Pola, institución que fue fundada por Mariano Suárez Pola (1793-1884), promotor de las fábricas de vidrio “La Industria” y de loza “La Asturiana” de Gijón. El empresario dejó dispuesto en su testamento la creación de una escuela de párvulos para atender a niños y niñas, durante la jornada laboral de sus padres.

El legado del industrial se hizo realidad en el año 1905 gestionado por una Junta de Patronato integrada por el alcalde de la ciudad, el síndico del concejo, el juez municipal y el párroco de la villa. De sufuncionamiento se ocupaban las Hermanas de la Caridad, religiosas que residían en el mismo centro. La fundación de este tipo de instituciones respondía al deseo de ofrecer protección a lossectores más desfavorecidos de la sociedad en pleno cambio propiciado por el proceso industrializador. El Asilo Polar además de acogimiento, procuraba a los niños la educación necesaria para alejarlos de la mendicidad infantil, auténtico azote en la España del momento.  

LA CREACIÓN DEL MUSEO

El Museo Nicanor Piñole fue inaugurado en abril de 1991 para acoger la colección de pinturas y dibujos que Enriqueta Ceñal Costales, viuda del pintor Nicanor Piñole, donó a la ciudad de Gijón. El edificio está situado en la plaza de Europa, antiguo paseo del Velódromo, enfrente de la casa donde el artista residió buena parte de su vida.

Los arquitectos Juan Moriyón y Javier Felgueroso fueron los encargados de acometer la rehabilitación para adaptarlo a su nuevo uso como museo, eliminando la tabicación interior y todas las intervenciones posteriores al proyecto original.

Desde entonces el museo se dedica a la conservación, estudio y difusión de la obra de Nicanor Piñole, una de las figuras más relevantes de la pintura asturiana