Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Historia del museo


El museo se ubica en la casa natal del ilustre Gaspar Melchor de Jovellanos(Gijón, 1744-Puerto de Vega, Navia, 1811), situada en el límite meridional del barrio de Cimadevilla, intramuros de la ciudadela romano-medieval. La historia de esta construcción, uno de los edificios señoriales más antiguos de la ciudad, corre paralela al relevante papel de Gijón durante la Edad Media, muy especialmente en la guerra que enfrenta al conde de Gijón, el rebelde don Alfonso Henríquez, contra su tío el rey Enrique III de Castilla.

Historia - casasolar.jpg

La casa fue construida en el solar que Enrique III donó al comandante Laso García de la Vega, en reconocimiento a su apoyo durante la contienda que concluye con el devastador asedio de Gijón. Sin embargo, el primer testimonio arquitectónico se debe a su nieto Juan García de Jove, apodado el fundador (1460-1525), quien reconstruye la torre occidental de la casa, la torre vieja, erigida sobre las ruinas del alcázar del conde Alfonso Henríquez. Su hijo, Gregorio García de Jove, el Viejo, (+ 1553) será quien mande construir la segunda torre en la parte oriental y una las dos mediante un frente de fachada de aspecto palaciego, con sillares tallados en vanos y esquinas. En la escritura de mayorazgo fechada en 1548, se establecía que esta casa, ya construida, será el solar del apellido Jove-Labandera, linaje del que desciende el insigne ilustrado.

Formalmente el palacio Jove-Labandera se corresponde con el modelo vigente en Asturias desde principios del siglo XVI hasta comienzos del siglo XVIII: un edificio con dos torres cuadradas unidas por un bloque vivienda, cuyo patio interior sirve de distribución y de zona de acceso a las diferentes dependencias. No obstante la casa muestra algunos elementos constructivos y decorativos claramente tardomedievales, como el friso de tachuelas de la cornisa del cuerpo principal, en el que destacan dos canecillos con cabezas de animales en el centro y otros dos de máscaras en las esquinas.

La ordenación de los espacios en época de Jovellanos nos es conocida por un plano coloreado de la segunda mitad del siglo XIX que reproduce la planta principal de la casa. Por él sabemos que el patio era de pequeñas dimensiones y de traza irregular, que la tabicación era muy abundante y que había veintiuna habitaciones. Posteriormente la casa sufrió varias reformas. Entre 1921 y 1925, se dividió en dos viviendas independientes. Una comprendía la torre vieja y su anejo, y la otra el cuerpo central, organizado alrededor del patio, y la torre nueva.

En 1944, con motivo del bicentenario del nacimiento de Jovellanos, el Ayuntamiento de Gijón adquirió el sector oriental de la casa a Don Carlos Cienfuegos Jovellanos con el compromiso de crear un museo dedicado a la figura de Jovellanos. En 1948 Juan Manuel Busto presenta el primer proyecto y en 1950 se constituye la primera Junta Ejecutiva para la creación del futuro Museo. Sin embargo, los trabajos de acondicionamiento no se iniciaron hasta veinte años después, periodo en el que el inmueble sufrió un considerable deterioro. Las obras de reforma a cargo de Enrique Álvarez Sala y Miguel Angel García Lomas, se concluyen en 1971 y el Museo se inaugura el 6 de agosto del mismo año.

Información relacionada con la historia del museo: