Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Proyecto Gijón de Excavaciones Arqueológicas 1981-1997

Este proyecto nació en 1981, impulsado por Manuel Fernández Miranda(+), entonces Subdirector General de Arqueología del Ministerio de Cultura. Se trataba de un ambicioso programa de investigación encaminado a descifrar los orígenes históricos de la ciudad. Las intervenciones arqueológicas se iniciaron en 1982, gracias a un convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Gijón y el Ministerio de Cultura, al que se sumó posteriormente la Consejería de Cultura del Principado de Asturias.

En el marco del proyecto, fueron establecidos unos objetivos iniciales que permitieron la configuración de un equipo de investigación bajo la coordinación de Manuel Fernández-Miranda, al que se uniría Javier Sánchez -Palencia como arqueólogo de la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura y responsable de la zona de Asturias. En virtud de estos objetivos, se decidió la intervención en tres zonas: la Campa Torres, Cimadevilla y Veranes.

proyecto

Ya en 1978 se habían realizado excavaciones arqueológicas en el castro de la Campa Torres. A partir del inicio del Proyecto Gijón, se retoman los trabajos y para ello se nombra un equipo integrado por expertos de la Universidad Autónoma de Barcelona dirigido por Jose Luis Maya González(+). En 1987, se redacta el Plan Experimental del Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres, dentro del programa de Parques Arqueológicos impulsado desde el Ministerio de Cultura. En 1994, la Campa Torres es declarada Bien de Interés Cultural (B.I.C.) y al año siguiente, se abre al público como parque arqueológico-natural.

Al mismo tiempo, se realizaron sondeos en el barrio de Cimadevilla, núcleo histórico y urbano de la ciudad de Gijón, bajo la dirección de Carmen Fernández Ochoa de la Universidad Autónoma de Madrid. Se conocía la existencia de unas termas bajo la plaza de Campo Valdés y se trataba de determinar la importancia de los hallazgos. Tras el descubrimiento de la muralla tardorromana y debido al plan de rehabilitación del barrio antiguo, se incrementó la aportación municipal al proyecto de intervenciones arqueológicas.

El tercer campo de actuación era el yacimiento tardorromano y medieval de Veranes, que conservaba unos restos de compleja interpretación. Se realizaron trabajos de prospección e investigación bajo la dirección de Lauro Olmo Enciso. En 1987 se suspendieron las campañas de excavación con el fin de proceder a la consolidación de los restos arqueológicos.

A partir de 1990, el Proyecto Gijón se centró en la puesta en marcha del Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres y en las intervenciones en Cimadevilla. En este momento, el objetivo fundamental era ultimar las investigaciones para posteriormente proceder al tratamiento de conservación y puesta en valor de los descubrimientos. Así, en 1995 fueron inaugurados el Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres, el yacimiento-museo de las Termas Romanas de Campo Valdés y el centro de interpretación de la Torre del Reloj.

Los trabajos arqueológicos en la villa tardorromana y medieval de Veranes se retomaron en 1997, dentro de un nuevo programa de investigación denominado Arqueología e historia en torno a la Ruta de la Plata en el concejo de Gijón, que continúa desarrollándose en la actualidad.

Además de la musealización de los restos arqueológicos, los resultados de las investigaciones fueron dándose a conocer a través de conferencias, reuniones científicas, exposiciones temporales y de la creación de una línea editorial, la Serie Patrimonio.