Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Las Cerámicas del Ave María de la Casa del Forno

Votos

(Total de votos recibidos 115)

(Puntuación 3,05)

ArqueoAveMaria1


Tesoros singulares de los Museos Arqueológicos de Gijón/Xixón

¡últimos días!


De 24 de mayo al 7 de julio

Los Museos Arqueológicos de Gijón/Xixón han puesto en marcha en febrero de este año una nueva actividad divulgativa, que el bajo el título “Tesoros singulares” nos acerará a los detalles de piezas que normalmente no pueden ser expuestas o pasan desapercibidas en el discurso general de las exposiciones permanentes.

La actividad que dio comienzo el pasado viernes 15 de febrero, continúa este viernes 24 de mayo con la presentación de “La vajilla del Ave María recuperada en la Casa del Forno y la conferencia impartida por Miguel Busto Zapico"A la mesa con las Agustinas. La vajilla del Ave María procedente de la Casa del Forno"

En febrero de 1998, fruto de los trabajos arqueológicos desarrollados en la conocida como Casona o Casa del Forno de Gijón, se realizó un hallazgo de cerámicas sorprendente: en el cenicero de un horno, se había conservado, durante más de trescientos años, parte del ajuar cerámico que las monjas Agustinas Recoletas habían utilizado durante su estancia en esta casa. Entre ellas se encontraban dos fragmentos, uno correspondiente a un plato y otro a una escudilla, que formarían parte de la vajilla utilizada por las monjas Agustinas Recoletas en la Casa del Forno de Cimavilla. Estos dos fragmentos, junto con el resto de los materiales aparecidos, representan el reflejo material del ajuar doméstico de una comunidad religiosa.

Elaboradas en Talavera de la Reina en el siglo XVII, pertenecen a la serie tricolor, una de las producciones más señaladas de este taller. Se distinguen, además, por una inscripción, en el fondo de las mismas, formada por las letras “A” y “M” entrelazadas y superpuestas, abreviación de “Ave” “María” representando el anagrama de la Virgen.

Se trata de piezas de calidad que, bien pudieron ser el obsequio de la familia de Francisco de Jove Llanos y su esposa a la comunidad, o bien parte de la dote entregada por alguna de las monjas para su entrada al convento.

El lote de piezas encontradas en el horno de la muralla de Gijón contribuye al avance de la alfarería tradicional asturiana. Destaca en el horno de Gijón el elevado número de piezas halladas, de las cuales la mayoría son cerámicas de uso doméstico. En este conjunto se pueden diferenciar tres tipos distintos de cerámicas establecidos fundamentalmente por el método de fabricación: las cerámicas negras, las cerámicas claras sin vidriar y por último las cerámicas vidriadas cuyas características y decoraciones nos llevan a la producción de los famosos alfares de Talavera de la Reina.

Dentro de este grupo destacan las piezas de la serie tricolor talaverana, que a veces llevan en el centro al interior, el monograma de la Virgen con las siglas del Ave María. Estas piezas sueles estar en conexión con ajuares de congregaciones religiosas. Este dato nos hacer considerar la hipótesis de que nos hallamos frente a un ajuar, en el que se mezclan los elementos de uso doméstico con los de carácter ornamental, que podría haber pertenecido a las dotes de una comunidad religiosa, ya que sabemos, por documentos textuales, que la casa donde apareció en depósito cerámico estuvo habitada por un grupo de Monjas Agustinas Recoletas entre los años 1668 y 1684.

Sea como fuere los restos aparecidos permiten conocer el desarrollo de la ciudad de Gijón en el siglo XVII, momento de formación de unas clases urbanas abiertas a Europa, en donde un pequeño grupo de monjas eran capaces de tener entre sus bienes piezas de gran valor de los principales centros cerámicos europeos.

La conferencia de presentación de estas piezas tendrá lugar en el Museo de las Termas Romanas de Campo Valdés” el día 24 de mayo de 2019 a las 20.00 horas y correrá a cargo de Miguel Busto Zapico, arqueólogo especialista en cerámica moderna.