Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

El Gijón: La Ciudad industrial y burguesa (1880-1920). Álbum Gráfico del Archivo Alejandro Alvargonzález

Votos

(Total de votos recibidos 36)

(Puntuación 3,03)

balnearioCarolinas
Museo Nicanor Piñole | Exposición

Del 23 de noviembre 2018 al 28 de abril de 2019

Alejandro Alvargonzález Alvargonzález (1850-1918) reunió a lo largo de toda una vida un importante archivo marcado por su erudito interés en el estudio de la historia local y en la figura de Gaspar Melchor de Jovellanos. Ligado a la gestión municipal , alcalde de la ciudad entre 1886 y 1890, representa al perfecto burgués de la época —culto y cosmopolita— que asiste a la transformación profunda de una ciudad a la que se mantiene vinculado toda su vida tras recibir una amplia formación en Francia e Inglaterra.

Ambos, ciudad y hombre, fueron claro reflejo de una época revolucionaria a un nivel industrial, social y político. En esos años, Gijón creció dejando muy atrás la simbólica frontera que le había impuesto la muralla estrellada levantada en 1837, en el contexto de la guerra carlista. Su actividad portuaria le daría un papel predominante dentro de la industrialización asturiana, lo que ahondaría en la formación de una nueva sociedad de burgueses y proletarios donde la desigualdad estaba a la orden del día.

Las imágenes inmortalizadas por algunos de los más destacados fotógrafos del Gijón del momento, como Julio Peinado, Arturo Truan o Enrique Marquerie; y guardadas por Alvargonzález, recogen esa profunda transformación de una pequeña villa en una ciudad marcada por una actividad económica intensa. Un núcleo urbano que se animó con comercios, cafés, teatros y paseos, y cuya identidad local se quiso materializar en las estatuas de don Pelayo en la plaza del Marqués y de Jovellanos en la del Seis de Agosto, inauguradas en estos años.

Gijón, cuya población empezaba a crecer vertiginosamente, rompe con el pasado con el derribo de la vieja Torre del Reloj y de la Puerta de la Villa, y mira hacia el futuro con la construcción del nuevo puerto de El Musel, pieza clave de su desarrollo y del que Alejandro Alvargonzález fue claro defensor.

El interior de las fábricas, auténtico motor de este Gijón fin de siglo, queda también plasmado en esta colección. Industrias como La Asturiana, La Primitiva Indiana o Cuesta y Compañía son sólo algunas de entre las muchas que avivaron el potencial local, ocuparon sus calles y aprovisionaron sus comercios.

La exposición seha realizado gracias a la colaboración de la Fundación Alvargonzález que se haencargado de la edición de un catálogo en el que se reproducen una selección delas fotografías mas destacadas. La publicación cuenta con dos interesantestextos. En el primero el historiador Manuel Alvargonzález hace un retrato de su antepasado y creador dela colección, mientras que en el segundo el catedrático de análisis geográficoregional y director de la Fundación, Ramón Alvargonzález, hace un recorrido porla geografía urbana del Gijón del momento.

En torno a la exposición se han organizado un conjunto de actividades: Itinerario, taller familiar, taller infantil y curso de laUniversidad Popular con los que acercarse a la muestra desde diferentes enfoques:

Taller familiar: Gijón: una aventura a través del tiempo.  , 24/11/2018

Itinerario:"Gijón la ciudad industrial burguesa (1880 -1920).  30/11/2018

Taller infantil: Fabricando la ciudad. 27-28/12/2018 y 3-4/01/2019

Curso UP: Taller de fotografía documental. Marzo 2019.