Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Aceptar
     ver política de cookies

Exposición Amador. Colección del Museo Casa Natal de Jovellanos

Lunes, 17 de Octubre de 2011
Amador
Museo Casa Natal de Jovellanos
Hasta el 22 de enero

Amador Rodríguez (Ceuta, 1926 – Madrid, 2001) aunque nacido en Ceuta, se consideraba un artista asturiano, ya que su infancia y parte de su juventud transcurrió en Cangas del Narcea lugar del que eran naturales sus padres.

Artista de formación autodidacta, tras una breve dedicación a la pintura comenzó su trayectoria escultórica a finales de los años cincuenta, llegando a ser uno de los máximos representantes de la abstracción escultórica en España. Sus comienzos muestran una asimilación muy rápida de los lenguajes de la vanguardia, en esculturas que denotan el conocimiento de movimientos artísticos que van desde el expresionismo al surrealismo. En torno al año 1965, y por influencia del escultor Jorge Oteiza, inicia su investigación de los cuerpos geométricos, que ya no abandonará, y que dará lugar a una brillante producción en la línea analítica del arte contemporáneo. Sus esculturas han participado en importantes exposiciones nacionales e internacionales como las Bienales de Venecia (1968 y 1972), Alejandría (1968) y Sao Paulo (1971).

La exposición que ahora se presenta muestra la colección de Amador perteneciente a los fondos del Museo Casa Natal de Jovellanos, compuesta por un importante conjunto de esculturas, pinturas y obras sobre papel, tanto dibujos y collages como obra gráfica. Las esculturas permiten hacer un recorrido por la trayectoria del escultor, con algunas de sus piezas más significativas. El resto de obras acercan al espectador el taller del artista, sus procedimientos y métodos de trabajo. En el caso de las pinturas son unas creaciones que el propio Amador denominaba “divertimentos” y que realizaba utilizando como soporte cajas de puros sobre las que desplegaba sus investigaciones sobre la forma y el color. Entre el conjunto de obras destacan por su brillantez los collages, concebidos en unos casos como creaciones autónomas y en otros como trabajos preparatorios para sus esculturas.