Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

La vida por delante. La infancia en la calle, 1941-1951. Fotografías de Valentín Vega

Cubierta La vida por delante
Editor Muséu del Pueblu d'Asturies (FMCE y UP)
Año 2016
Nº de páginas 108
Colección Serie fotográfica; 20
Descripción

Catálogo de la exposición fotográfica exhibida en el Museo Nacional de Antropología (Madrid) entre  el 16 de diciembre de 2016 y el  12 de marzo de 2017.

El Muséu del Pueblu d'Asturies alberga una rica colección de fotografías que permite mostrar la vida en sus múltiples facetas. Uno de los archivos fotográficos que custodia es el de Valentín Vega (1912-1997), un fotógrafo de calle que trabajó en la cuenca minera asturiana entre 1941 y 1951. En este último año abrió un estudio y su fotografía cambió considerablemente. De aquel primer periodo de posguerra el museo conserva unos 76.000 negativos.

Valentín Vega comenzó a trabajar como fotógrafo por necesidad. Se trasladaba en bicicleta o en tren, y con su cámara Leica retrató la vida cotidiana que transcurría en la calle. Le gustaba llamarse "fotógrafo callejero" para distinguirse de los fotógrafos "minuteros" situados siempre en un lugar fijo. Él no paraba, y pocas escenas de la vida de aquel tiempo y pocos tipos humanos escaparon a su objetivo. Sus imágenes eran a menudo convencionales, como lo exigía la clientela, pero en muchos casos se saltaba la norma y con una gran libertad retrataba a la sociedad entera de esa década: albañiles, mineros, mendigos, vendedores callejeros (de fruta, de mechas, de periódicos, etc.), comediantes, paseantes, guardias civiles, familias, músicos ambulantes, peluqueras,... y muchos niños trabajando, jugando o deambulando por la calle. Valentín Vega retrataba a la gente en obras, escuelas, cementerios, bares, minas, fuentes, tejeras, mercados, estaciones de ferrocarril, romerías... Fijó la imagen de todos estos espacios y de personas de clase media y baja, a las que intentaba arrancar una sonrisa en una época en la que el país no estaba para muchas alegrías.

Las fotografías de Valentín Vega muestran con sencillez, pero con un gran interés por la gente, la función social que tiene este medio y la dura realidad de aquella década que siguió a la Guerra Civil

Con esta exposición se reedita la colaboración entre el Museo Nacional de Antropología y el Muséu del Pueblu d'Asturies, que se inició con la exposición de fotografías de tipos populares realizadas por Baltasar Cue a fines del siglo XI.